Esclavo de lo que dices, dueño de lo que callas.

“Eres esclavo de lo que dices y dueño de lo que callas”. La primera persona que me dijo esta frase fue mi madre. No recuerdo el contexto, pero imagino que en alguna ocasión en la que me pasé de bocazas y aquello trajera consecuencias dolorosas para mí. En ese momento me pareció una revelación, algo así como si mi madre me hubiera contado la gran respuesta a todas las preguntas que la ciencia y la filosofía se han venido haciendo durante siglos y, aunque está claro que no tiene tanta relevancia es evidente que encierra una enseñanza muy útil para desenvolvernos en las relaciones con los demás y, esto es muy importante, en cómo nos movemos y qué decimos a través redes sociales, blogs y espacios como este “Rincón de pensar”.

boca-cerrada

Lo primero que me gustaría hacer es animar a la gente a que se exprese, a que diga o escriba lo que piensa y sobre todo lo que siente, a lo mejor no está bien que yo lo diga pero eso de “pensar” está sobrevalorado. Normalmente cuando tenemos la necesidad imperiosa de comunicar algo es porque nos lo dicta más el corazón que la razón. Aunque seas dueño de aquello que no expresas animo a todos a no callarnos. No podemos tragarnos el veneno que supone el doblegarnos ante situaciones injustas o cuando somos maltratados sobre todo cuando lo hacen los poderosos, podemos terminar pasando por el aro por necesidad o por la adaptabilidad que caracteriza al ser humano (no creo en el “antes partía que doblá” aquel que entonó Magdalena Álvarez cuando era ministra de Fomento. Un viento poderoso puede arrancar de raíz un árbol y no molestar al flexible junco) pero al menos que sepan que lo sabemos, que no nos engañan, “venceréis pero no convenceréis” que dijo Unamuno.

Unamuno_enfrentamiento_Millan_Astray

Dicho esto tampoco quiero que se interprete que lo que propongo es soltar lo primero que te suba por la garganta como si fuera un eructo sin medir las consecuencias que pueda tener. A veces hay determinados foros de opinión en internet que son más parecidos a las puertas de  los wáteres de los talleres y las barras de los bares donde la gente se dedica al insulto gratuito y a lanzarse verdaderas puñaladas verbales unos a otros alrededor de temas que ni en mis más delirantes pesadillas hubiera podido imaginar que desataran semejante oleada de violencia verbal. A veces me pregunto qué pasaría si dejaras encerradas en una habitación a esas personas durante una hora, ¿se matarían?, ¿nada?, ¿o se harían amigos del alma?

Para evitar estas situaciones lo mejor es utilizar la asertividad. Esta es un forma de comunicación que nos permite expresar aquello que sentimos y no nos queremos ni tenemos por qué tragarnos sin necesidad de herir ni de insultar a nadie. Además el mensaje quedará mejor explicado y entendido ya que nuestro interlocutor, en comunicación personal, o interlocutores, si escribes en un medio social, siempre estarán más receptivos ante una comunicación tranquila. Todos nos ponemos a la defensiva cuando nos atacan, es natural.

autoestima-y-asertividad

Cuando escribimos en medios sociales tenemos que tomárnoslo tan en serio como si estuviéramos subidos en el quiosco de música de la plaza del pueblo delante de todos los vecinos. Sabemos que si decimos algo inconveniente podemos ir de cabeza al pilón, que por algo está justo al lado del quiosco de música, aunque si son fiestas y la gente va como va podemos ir al pilón igualmente aunque de mucho mejor humor. Recientemente se ha producido la primera condena por acoso y amenazas a través de Whatsapp (o guasap) y es conocido el caso del Barón Robert Alistair Mc Alpine, que fue miembro del gobierno de Margaret Thatcher y acusado sin pruebas de acoso a menores. Dos cadenas de televisión (BBC e ITV) tuvieron que indemnizarle con grandes cantidades y sus abogados exigieron disculpas y compensaciones económicas (unas y otras en función del número de seguidores) a unos diez mil tuiteros que dieron por ciertas las noticias que difundieron dichas cadenas y que además se dedicaron a insultar y a hacer chistes sobre el expolítico británico y sus aficiones sexuales.

Dicho todo esto lo primero que quiero hacer es aplicarme el cuento. Por ejemplo, yo aquí no podría decir “¡el Rajoy es un ladrón y lo tenían que meter en la cárcel a él y a toda su cuadrilla de ladrones que se han estado llevando los sobres del Bárcenas!” porque no puedo asegurar que eso sea verdad, por lo tanto no lo digo. Igualmente tampoco podría decir, “¡el Partido Popular está en manos de corruptos que se han llenado los bolsillos con las comisiones y las mordidas que le pedían a constructores y empresarios a cambio de obras y servicios públicos mientras que a nosotros nos funden a impuestos y nos obligan a apretarnos el cinturón!”, como tampoco tengo pruebas de esto último tampoco lo digo, bueno, de lo de fundirnos a impuestos y lo del cinturón sí que puedo decirlo. Podría estar toda la mañana escribiendo frases llenas de supuestas verdades, cargadas de rabia e insultos y que la única consecuencia que podría traerme sería una denuncia por calumnias o el enfado de alguien que me lea y sea simpatizante del PP y se sienta insultado por que yo haya utilizado un lenguaje demasiado agresivo. Entonces voy a lo que creo que sí puedo decir. Exijo (ojo, no pido, exijo) desde esta modesta plataforma la comparecencia del Presidente del Gobierno de España para que dé explicaciones en el Parlamento y ante toda la ciudadanía, los que le votaron y los que no, de todas las informaciones que se están publicando y que presuntamente le implican en financiación ilegal de su partido, cobro de sobresueldos, etc…

¡Hay que ver las vueltas que he dado para soltarlo!

P.D. Escribí esta entrada a comienzos de esta semana y he estado pendiente a lo largo de la misma de comprobar si el presidente seguía callado, a lo suyo, o cumplía con su responsabilidad de, como mínimo, salir a dar la cara. Si hubiera salido habría tenido que modificar por lo menos el final. Hubiera preferido tener que hacerlo.

Anuncios

3 pensamientos en “Esclavo de lo que dices, dueño de lo que callas.

  1. Es verdad,hay cosas que aunque sean evidentes,no se pueden asegurar hasta que un juez lo diga(aunque,miedo me dá,despues de saber que, ejerciendo de juez, alguno,ha pertenecido a un partido politico.Se saltan hasta la constitución….Un juez tiene que ser independiente no?¿Que independencia es esa?).En fin,que mientras esperamos a que un juez lo diga,estoy contigo en todo lo que “aquí no podrias decir” y por supuesto me sumo a tu exigencia. A ver si de una vez,sale a dar la cara.
    Me ha gustado mucho la forma en como te aplicas el cuento,jejeje.
    Por cierto,yo tambien escuché la frase por primera vez, a la misma persona que tu.(Que sabia es eh?)

  2. Pues sí!! Totalmente de acuerdo con todo lo que dices en tu post. Que Interesante y complejo me parece el mundo de las relaciones interpersonales…!
    Si que es cierto que es importante expresar lo que sentimos y lo que pensamos a los demás pero si lo hacemos de cualquier manera, sin autorregulación las consecuencias pueden no ser las que desearíamos, lo que puede provocar frustración, insatisfacción, etc. La herramienta de comunicación que propones (la asertividad) es muy eficaz para lograr esto ya que está basada en el respeto más absoluto hacia nosotros y hacia los demás, lo cual, redundará en una comunicación más auténtica, más efectiva y mucho más gratificante. Muchas gracias por compartir con todos nosotros tus interesantes reflexiones!!

Comenta lo que quieras!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s